Hybris

Bernardo Díaz quería ser Bello.
Una mañana, afeitándose el bigote se arrancó el labio superior.
Ahora es el hombre de la sonrisa eterna.