A Bernardo Díaz lo agobia su nombre: suena feo, es largo, y no hay diminutivo que le guste.
Ber, Bernar, Berni, Bernardito.
Quisiera llamarse Juan.