Dormía el instinto

No dejaba de reprocharme, Qué hice, Qué hice, con los ojos cerrados.
Entonces vinieron las palabras.
Wa tare ambu eo te
Y salté sobre el lomo del búfalo.