La noche

Fugaz, te perdiste en la negrura, y no llegué a pedir ni uno, ni tres deseos, ni sacié mi deseo.
Fuiste de rock; fuiste de cine; te moriste de sida y sobredosis.
Después elegiste la anorexia nerviosa: Es mi forma de vida; la defendías como estado superior de la Belleza.
Te cogiste en los baños de fiestas a cuanto tipo te miró.
La Navidad pasada tus primitos jugaron por última vez con vos y bengalitas. Este año son preadolescentes y no les interesa.
Un pibe empleado de un super chino pensaba qué linda es esta loca, cada vez que tenía que acomodar tu cara impresa en el saché de leche.
Eras consumida sin cuestionamientos.
Estrellita, ya no veo más tu luz.