El final del secundario

las egresadas
vestidas con tops claros
polleras tableadas
y una porra rosa en cada mano
corren y dan alaridos por la vereda

a mí me encanta disfrazarme
con un buen bigote
dibujarlo con delineador arriba del labio
o inventar un postizo de algún material peludo
creo que es algo así
como lo que tienen los tipos
con vestirse de mina y ponerse tetas

terminé el secundario con ataques de pánico:
era una vida asfixiada
que se moría con estruendo

un fantasma esmerado
planchado prolijo, casi sonriente
pasé la entrega de diplomas con miedo
de tropezar subiendo al escenario
por suerte no me caí

en la fiesta me dediqué
a emborracharme contra una columna
con alguno que me hacía el aguante
enfrente de los baños
cada tanto nos metíamos a fumar una seca

cuando el lugar se vació
fui caminando hasta calle siete
descalza
con un amigo
era de día
me quedé sola esperando el micro
o tomé un taxi
no me acuerdo













(coma - verso 18 - va doble espacio)