Aunque estoy sola y me ducho con la puerta abierta
agarro la ropa interior para llevarla al baño.
La dejo. Pura doctrina del vestido.